jueves, 17 de marzo de 2011

Manual para ser una buena oposición ( o por lo menos no morir en el intento)

Con el año de gobierno que cumplió la Alianza por Chile, también se cumplió un año de que la Concertación se transformo en oposición, el cual ha sido nefasto para las intenciones concertacionista de volver al poder, dado el pésimo rol que lo han hecho en su primer año, desde que asumieron con Aylwin.
Por lo mismo y tratando de dar pistas desde la ciencia política, me atribuyo la soberbia de escribir este manual para ser una buena oposición.

1. ¿Qué es ser una buena oposición?: Una buena oposición no es solo aquella que logra dar a conocer las ineptitudes del oficialismo, sino también la que es capaz de capitalizar dicha perdida para si misma y por lo mismo lograr tener triunfos políticos en la arena cotidiana y en la arena electoral

2. Tras la derrota electoral, analiza las razones que llevaron a ella: Para la sociedad civil hay pocas cosas más atractivas que cuando un político reconoce errores y a partir de esto enfoca su nueva actitud política para no tropezar dos veces con la misma piedra.

3. La ropa sucia se lava en casa: Tratar en lo ideal, que las rencillas políticas no sean ventiladas a través de la prensa por los mismo personajes involucrados. Las culpas individuales deben ser sancionadas institucionalmente y no a través del bullyng político

4. Cambio de Imagen: Tras la derrota no es recomendable mantener la misma imagen, dado que esta se asociara instintivamente con los sucesos que llevaron a no capturar el poder. Esta imagen incluye símbolos y personajes

5. No saque a la vieja guardia: No le encuentre utilidad a un jarrón chino, dado que recurrir a él es muestra de debilidad de liderazgo. A la vez, demuestra que el candidato no era líder de su conglomerado. Quien vive en el pasado, no mira hacia el futuro.

6. Mantén a tus amigos cercas y a tu enemigos más cerca. Una vez pasado el trauma de la derrota ( el cual no debe durar más de 6 meses) no empiece a criticar toda acción del nuevo gobierno. Recuerde, acaba de salir electo y su luna de miel debe ser aprovecha por usted para darse a conocer como una actitud positiva. Transforme la luna de miel del nuevo gobierno en una luna de miel para la política en general

7. Rearme rápidamente un programa de oposición: A pesar de que el presidente tenga prerrogativas constitucionales para alinear la agenda, trate de tener ciertos tópicos como propios, y que de ser puesto en agenda, para que tenga la capacidad de generar una propuesta. Para esto es esencial el rol de los Think Tank. No ocuparlos como refugio de figuras de partidos

8. Descentralice su toma de decisiones: No trate que los partidos que componen su coalición tomen todas las decisiones desde el nivel central. Con el proceso de descentralizan puede captar nuevos liderazgos regionales que permitan potenciarse a las próximas elecciones. A la vez, permite que los partidos a nivel regional se sacudan la derrota, dado que el peso de esta se la lleva el comité central.

9. No fagocite a otros movimientos no oficialista: De estar presente un sistema multipartidario o de más de dos coaliciones, trate de generar lazos con otros movimientos. Estos lazos deben ser de carácter flexible, es decir, buscar pequeños issue donde estén descuerdo y no buscar una alianza política donde el resultado deba ser de suma cero.

10. Potencie nuevas caras (ojo, no necesariamente nuevos liderazgos): Esto esta relacionado fuertemente con la fuerza de la derrota. Si esta ha sido de una envergadura mayor, busque rostros nuevos que no se hayan desarrollado en al campaña, para que ha estos no se les pueda relacionar con la derrota. Durante los primeros 6 meses, no busque liderazgos ya existentes, sino que trate de crearlos, capacitándolos y dándole un equipo técnico que los diferencia de sus compañeros. De esta manera, la sociedad tendrá la sensación de que existen nuevas alternativas.

Recuerde, lo principal tras una derrota es tener conciencia de que ha perdido


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.