lunes, 21 de mayo de 2012

Lo que los liberales nos hubiese gustado escuchar

Es una cuenta pública especial. No era un momento cualquiera. El clima bélico entre Concertación-Alianza hacia pensar que esta cuenta pública debía tener un carácter distinto .A la vez, más allá de la coyuntura actual, esta cuenta debía dar un aire al actual mandatario frente al síndrome del pato cojo.

¿Podemos estar conformes los liberales con esta Cuenta Pública? La respuesta es un rotundo No. Porque más allá de ciertas propuestas puntuales, lo que se vio este 21 de mayo fue, como describió Cristóbal Bellolio, el triunfo del modelo gremialista, una agenda social, valores tradicionales, guiños populistas expresados en bonos y las necesidades reales de las personas.

Como mencione, es ciertos que hay ciertas políticas públicas que los liberales podemos ver con agrado, como la ley antidiscriminación, la nueva concepción de un Estado multicultural, la entrega de ayuda en forma de subvención a las identidades sociales que se organizan sin la necesidad de un estado tomador de decisiones, e incluso el descartar la gratuidad de la Educación Superior.

Sin embargo, el problema de estas propuestas es que están en un marco, que va más allá de la "sociedad de las oportunidades". La sociedad que presento Sebastián Piñera fue "la sociedad de las oportunidades, seguridades y valores". El problema de esto no son los valores o las seguridades en si mismo, sino los valores y seguridades conservadoras que limitan las oportunidades.

¿Podemos tener oportunidades con un concepto único y religioso de familia? ¿Podemos tener oportunidades sin el Estado y gobierno sin legitimidad? ¿Podemos tener oportunidades cuando la mejor herramienta son los bonos? La sociedad de oportunidades liberal es en primer lugar de igualdad de oportunidades y más que valores o seguridades. El llamado liberal es a una sociedad donde cual pueda vivir sus propios valores y sus propias seguridades. A la larga la suma de proyectos del gobierno de Piñera es el de un gobierno que mantiene el status quo en los valores, en lo cultura y en lo económico.

¿Escuchamos propuestas nuevas que dieran mayor espacio para la competencia en diferentes sectores? ¿Vimos propuestas para asegurar, no un estado neutral, sino una sociedad plural? Más allá de que puedan responder un "si" a través de políticas públicas dirigidas, la pregunta es si podemos responder eso en el relato.

El relato es claramente conservador, porque no es un Estado plural en el que vivimos, sino, como dijo el propio Presidente, es un "Estado Papá", que acepta las diferencias de sus hijos, pero claramente incentiva que sus hijos "sean mas científicos que artistas". ¿Son diferentes estas ideas? Si, porque la idea de que el padre incentive a sus hijos ciertas acciones y no incentives todo denota la idea de que hay una verdad ideal y no una sociedad plural. No es que cada cual tenga oportunidades para vivir su propia concepción de buena vida, sino que te incentivamos a vivir nuestra concepción, pero si elijes otras bueno te acepto pero es tu problema.

La sociedad de las oportunidades, seguridades y valores es la sociedad conservadora que te premia si elijes sus valores y seguridades. Esto con lleva a que no exista igualdad de oportunidades, dado que algunas son mas costosas que otras.

¿Que Sociedad de oportunidades es esa? La que los liberales no queremos escuchar

Verdadero (?) Liberal

Es una rgumento constante entre las diferentes ramas del Liberalismo. ¿Quien es más Liberal? ¿Quien es el conservador infiltrado? ¿Quienes son los progre que se juran liberales? La familia Liberal es una de las más amplias de todo el espectro político, tanto a nivel filosofico, como a nivel de partidos politicos. Tal es la diversidad que tanto Hayek (filosofo austriaco) quien vino a dar charlas al CEP, como el Partido Liberal de COlombia (miembro de la internacional Socialista) se declaran hijos de la ilustre tradición liberal ¿Revisemos? A nivel de partidos politicos existen al menos tres aprtidos que tienen un relativo excito electoral, Los liberales de Canada, los liberales Ingleses y los liberales Alemanes. ¿Que tienen en comun? Más alla del numbre y de ser todos miembros de la Internacional Liberal (si, los liberales tenemos una Internacional) sus propuestas publicas defienden lo mismo. La libertad de competencia, la separacion de poderes, la Autonomia Individual y la descentralizacion entre otras cosas. Sin embargo a pesar de ser todos liberales y partidos amigos, cada cual se hubica en un distinto espectro politico. Los Liberales canadienses estan a la centro izquierda. Su gran rival son los Conservadores, con los que han luchado incansablemente, siendo hasta ahce poco el pirncipla partido de oposicion. Los Liberales democratas en Inglaterra tienen como Rivales tanto a los Laboristas como a los Consrvadores y a pesar de que hicieron alianza con estos ultimos, han habido grandes diferencias que notan que su posicion natural es el centro. El caso Aleman es el tro extremo. Practicamnete desde su fundacion pos segunda guerra mundial ha hehco alianza con la CDU, partido democrata cristiano, que es conciderado de Derecha. ¿Hay entonces una posicion natural para nosotros los liberales? La respuesta es no, la posicion en el espectro izquierda derecha es coyuntural para los defensores de la autonomia individual A nivel filosofico la cosa se pone pero. Existen a lo menos tres corrientes liberales difusas entre ellas, pero todas buscan maximizar al individuo. Estas son los Republicanos (sin relacion con el partido), los igualitarios y los libertarios. Todos ellos buscan los mismo, son los mismos fines, la misma concepcion de individuos, solo que la diferencia esta en el paso entremedio entre ellos. ¿Son los medios o los fines los que definenen filosofia? Si el fin justifica los medios, seran los medios los que marque la diferencia, pero si los medios jsutifican el fin son estos ultimos los que nos den identidad. Claramente para los liberales los fines no estan por sobre el fin, una dictadura nunca se legitima por la busuqeda de la libertad, por lo tanto la identificacion de quien es liberal y quien no, no esta dado por los medios sino por los fines que defendemos. ¿Entonces Jovino Novoa (que se defino como liberal) Rousseau (que tambien defiende un concepto de libertad) son liberales? No, porque de la misma manera en que los fines nos definen existen otros conceptos que nos pone automaticamnete fuera del Liberalismo. Palabras como Tradición, status quo, voluntad general, Familia, Mayoria son palabras que reflejan ciertos fines que se alejan de toda defensa de la libertad liberal.
En cambio cuando encontramos  argumentos autonomía individual, individuo intercambio libre, mercado, responsabilidad individual, estado laico, horizontalidad, igualdad de derechos esta claro que son los liberales los que hablan.

Como mencione inicialmente la familia de liberales es amplia y muchas veces nos enfrentamos entre nosotros. Sin embargo lo que debemos cuidar es que no debemos buscar al más liberal de los liberales, sino asumir que de nuestra diferencia podemos encontrar puntos comunes que nos ayudaran en nuestra lucha

domingo, 20 de mayo de 2012

Acá estamos los liberales 1


Los liberales reconocemos que la capacidad de gobernar es limitada, que el crecimiento del gasto público es en sí mismo una amenaza a la sociedad civil, y que la reducción de los gastos del Estado debe, por lo tanto, equilibrarse en consideración de las nuevas demandas.
No obstantes remarcamos que no podemos dejar el Estado en un sitio olvidado. Las desigualdades existentes y nos obligan a pedir, la vuelta del Estado, que no por mantener su condición mínima va a caer en un letargo de actividades.
Como liberales,  concebimos la sociedad, desde el individuo, que de manera voluntaria forjo comunidad. Esta acción conllevo una responsabilidad con el otro que se refleja en la necesidad de combatir el sentimiento de insatisfacción y de alienación de los trabajadores y ciudadanos, mediante el recurso de reconocerles el derecho, a participar  y utilizar las herramientas necesarias  que traigan de manera responsable la simetría justa de poder entre los diferentes grupos de la sociedad.
Nuestra naturaleza liberal nos exige  creer que una parte del aumento de la riqueza debería destinarse a la promoción de la igualdad de oportunidades tanto para los individuos como para las naciones de todo el mundo. Es de esta manera que se promueve realmente la libertad, abriendo puertas para que las personas, los estados puedan decidir por sí mismo, para ellos mismos
Estamos conscientes que para los individuos, esto significa seguridad frente a los riesgos de enfermedad, desempleo, invalidez y ancianidad, así como la provisión de una vivienda digna. Sin embargo, creemos que el principal motor y herramienta que permite al ser humano, como individuo en una sociedad, avanzar hacia su propio desarrollo, es la educación, tanto física e intelectual, humanista y técnica de todos los ciudadanos, sea cual fuere su origen y su capacidad financiera.
Una educación libre, basada en métodos democráticos, es el medio más adecuado para superar las barreras culturales y para combatir la intolerancia cultural, política y racial. La educación es, además, el instrumento más eficaz de la política liberal de promoción de la paz y de eliminación de las fronteras clasistas, de las injusticias sociales y económicas y de las actitudes retrógradas y contribuye a la armonización entre formación técnica y humanista
Por todo lo anterior los liberales no podemos caer en el libertinaje, que es la idea de la libertad sin responsabilidad, ya sea en la vida política o en lo económico. 

martes, 10 de abril de 2012

Crónica de un nacimiento Anunciado

Era cosa de tiempo. De cerrar los ojos e imaginarse la sociedad en que vivimos y como creiamos que iba a evolucionar.
No es que seamos pitonisos, pero los que vivimos la revolución pingüino desde el colegio, ya sea privado, subvencionado o publico, sentíamos que estábamos dando una lección, siempre creímos que éramos y obviamente sin saberlo, la prueba empírica del dicho de Arturo Alessandri, Chile duerme como lirón, pero despierta como un León. Eso fue lo que vivimos
Una sociedad que tras el retorno a la democracia, se durmió por el miedo a la discusión cívica y mal entendió la idea de consenso. Que consenso era no pelear y dejar que las instituciones solucionaran todo.
Nosotros hijos de la democracia, los que no peleamos por ella vinimos a revitalizarla y eso, nosotros los pingüinos lo sabíamos. Sin embargo, la crónica anunciada, no era solo para la sociedad chilena, era también para los liberales.
Yo siento formar parte de el grupo más juvenil de Red Liberal, esos que nacimos con cartulina y vimos en básica el nacer de el Power Point y sin embargo he visto como esta generación ha ido en aumento.
Nuestra generación fue de los liberales incipientes, esos que aun no sabíamos que eso éramos, durante la revolución pingüino y principalmente veíamos como un sistema que nuestros padres nos habían enseñado como algo bueno, no estaba dando una educación de calidad. Fue ese momento y mas para los liberales que provenimos de familia de derecha, cuando el dogma neoliberal se termino de romper.
Fue ese momento, donde la crónica de un nacimiento se termino de escribir. Ese nacimiento fue de un grupo liberal.
Fue se momento por que los hijos de los neoliberales nos dimos cuenta que el sistema que tanto nos pregonaban nuestros padres fallaba en algo elemental, no aseguraba la libertad de las personas porque no daban las bases para poder realizarse.
Seré honesto, nosotros los liberales de derechas nos dimos cuenta después que nuestro primos que provenían de la izquierda, pero una vez pasada la rev del 2006, ya estaba anunciado que en un futuro nos deberíamos juntar.
¿Por qué? Porque como pingüinos habíamos recuperado el amor por la política y era cosa de tiempo que nos diésemos cuenta que no había lugar para nosotros. Fue así como en diferentes universidades se organizaron pequeños movimientos liberales, que dado su tamaño no fueron capaces de afirmarse, movimientos en la UCV, en la PUC y en la UV por nombrar los casos que conozco más de cerca.
Como jóvenes, este fracaso no nos amino y estuvimos ahí, presente, esperando que algo apareciera Ahí fue cuando Cristóbal Bellolio apareció primero anunciado que era hora de los liberales y después tras las elecciones 2009 fue tiempo.
Fue tras el 2006, que nació la ruptura del dogma del Neoliberalismo y nació el Liberalismo a la chilena, en silencio fue convocando personas, hasta que se dieran cuenta de lo que eran, a lo que aspiraban, hasta, como menciono Oscar Godoy, en la primera Charla que Organizo Red Liberal, apareciera un convocante.
Por eso afirmo, que la reunión de los liberales, el nacimiento de un movimiento liberal nacional, es parte de una crónica de un nacimiento anunciada. Porque el fracaso de la generación anterior no nos afecto, porque las desigualdades nos abrieron los ojos- Por que con las condiciones de Chile, mas el estallido del 2006 era condiciones, caldo de cultivo para que en Chile se llevara a cabo la revolución que falta, la Revolución Liberal

jueves, 23 de febrero de 2012

Desde el Liberalismo: La desigualdad Importa

EL mercado es el mejor distribuidor de riquezas y este distribuye segun meritos de cada individuo. por lo tanto si aumenta la riqueza pero se mantiene la desiguladad significa que las personas con meritos son siempre parte de las mismas familias o que el merito solo se concentra un unos pocos. Algo pasa aca
Descartando el segundo punto porque los méritos y capacidades esta repartidos en toda la sociedad nos damos cuenta que existen dos posible soluciones a esta incógnita. Una respuesta de corte estatista sería que el mercado no es el mejor repartidos de recursos, otra explicacion dentro de la creencia liberal es que el mercado no esta funcionando en pro de los individuos sino que en pro del capital.

Si el mercado estuviese en pro de los individuos repartiría riquezas en quienes tienen méritos y por lo tanto la desigualdad debiese ser repartida y alcanza niveles que reflejen las diferencias entre las personas.
De la manera en que esta hoy el mercado trabaja solo para quienes maneja el capital, lo que significa que el mercado reparte riquezas en las personas que ya tienen capital

¿Que sucede en Chile? Son las mismas 200 familias quienes concentran los capitales, la rotacion de dinero en Chile se baja en la mediana y pequeña empresa, pero estos se reparten la tora chica entre ellos. La torda Grande sigue siendo de los mismos.
El mercado en Chile premia a los que tienen el dinero, no a los que tiene el merito.¿Es el dinero una señal merito? Podria ser, pero el mercado al no ser esta constante sino que un conjunto de personas en constante movilidad, la existensia de un status quo significa una creación de un cartel de personas que mantienen el dinero en su corral.

Para el liberalismo ha tendencia ha sido no darle valor a la desigualdad bajo la consigna de que, mas que superar la desigualdad prefiero superar la pobreza. Sin embargo la desigualdad si importa, en cuanto existen niveles legítimos de desigualdad y niveles que no representan las diferencias naturales entre las personas.

La desigualdad debe ser reflejo de las diferentes capacidades y méritos (que son factores distintos)de las personas, no ser reflejo de la concentración de capital inicial.
El punto de equilibrio es un movimiento constante en el mercado, por lo tanto no se puede explicar en un sistema de libre mercado que la desigualdad tienda a aumentar o mantenerse.

Desde el liberalismo, la desigualdad importa no en si misma, sino como un síntoma de que la igualdad de oportunidades no existe

martes, 7 de febrero de 2012

Carta a la tercera: Desarrollo Regional y Reformas políticas

Sr. director:

En la carta enviada el 2 de febrero por el señor Jorge Porter se señala que el ímpetu mostrado por los congresistas en la búsqueda de reformas al binominal es un estorbo para el desarrollo regional.

No son pocos los que señalan que las reformas políticas no resuelven los problemas reales de la gente y que responden a incentivos de los políticos para asegurar su propio bienestar. A pesar del desprecio a las reformas políticas creo que es necesario entender la importancia de las instituciones políticas y por lo tanto de sus reformas.

Las instituciones como reglas, no solo fijan los límites de los actores sino que también crean incentivos para que esos actores jueguen de una forma u otra. En el caso de la política, podemos ver como el binominal o el extremo presidencialismo, establece incentivos en relación a la calidad, forma y fondo de las políticas públicas. De esta misma manera el desarrollo regional se ve condicionado por las actuales instituciones políticas.

Las reformas al sistema político, entre ellos al sistema binominal, son esenciales para permitir el desarrollo regional dado que con un sistema más representativo se permitiría el asenso de los intereses regionales lo que constituiría una mayor presión en la creación de políticas públicas regionalistas

El desarrollo regional se debe entender como un proceso donde las reglas del juego importan y por lo mismo para poder incentivar a los tomadores de decisiones, es necesario realizar cambios a las instituciones políticas

martes, 3 de enero de 2012

¿Donde esta el Relato Liberal?

Reunidos a través de Chile, los liberales debemos hacer eco de la realidad política y social que vive nuestro país. Frente a esto los liberales tenemos que hablar en una sola voz. Por eso una parte del relato Liberal es la convicción de la necesidad de una unión liberal.
Estamos en una época en que el ritmo de cambio ha acelerado. Hemos entrado a un tiempo donde se han masificado los medios de comunicación colectiva, y vivimos una extensa la explosión demográfica, donde el giro radical de las expectativas de bienestar y de servicios públicos ha desarrollado a nivel mundial un ordenamiento industrial que es al mismo tiempo, en un mundo en el que se dan enormes desigualdades entre países opulentos y países azotados por el hambre y la pobreza, en el que campan por doquier la supresión de la libertad, la discriminación y los nacionalismos agresivos.
El desafío fundamental de nuestra época es dominar estas nuevas fuerzas y ponerlas al servicio de la humanidad. Los medios para conseguirlo no son materiales, sino que se hallan en una progresiva evolución hacia sociedades libres, formadas por ciudadanos ilustrados y responsables, que acierten a protegerse, mediante un esfuerzo común. En el mundo moderno, se hace más necesaria que nunca la cooperación y la solidaridad entre los hombres libres.
Pero estas sociedades libres sólo pueden surgir y mantenerse en pie sobre la base de una inalterable confianza en los principios liberales.
La idea fundamental de libertad en la tradición del liberalismo es la que hace eco a los nuevos liberales. Esta es aquella que concibe la autonomía de cada individuo para perseguir el proyecto de vida que estime conveniente como el principal objetivo de la organización política. Esta autonomía requiere, de manera esencial, de un espacio de acción o ámbito de la vida donde no exista interferencia por parte del poder organizado. El reconocimiento y la ampliación de dicho espacio de libertades individuales, dentro de un marco de convivencia diversa y pacífica, ha sido y sigue siendo la principal preocupación del pensamiento liberal.
La tendencia a una insana centralización ha impulsado por doquier la degradación de las instituciones parlamentarias, la excesiva dependencia del individuo respecto del Estado, el surgimiento de nuevas formas de absolutismo y de centros de poder irresponsables, en virtud del crecimiento incontrolado de las burocracias, la formación de monopolios públicos y privados y las agrupaciones, de carácter restrictivo, de trabajadores, empresarios o de ambos colectivos entre sí.
Por lo anterior, como liberales, debemos buscar la distribución más amplia posible del poder en el campo económico, social y político, en particular mediante la lucha decidida contra los monopolios, siempre manteniendo la pluralidad más amplia posible de las formas de expresión y de las iniciativas en todo lo relativo a la educación, la cultura y los medios de comunicación.

No podemos dejar el Estado un sitio olvidado. Las desigualdades existentes nos obligan a pedir, la vuelta del Estado, que no por mantener su condición mínima va a caer en un letargo de actividades. Creemos en la necesidad de que los gobiernos planifiquen sus propias actividades económicas, pero a condición de que no utilicen esta facultad para restringir la autonomía del sector privado de la economía ni para perturbar el mecanismo de los precios, que exige a su vez el mantenimiento de la libre competencia. Dado que de esta forma se puede asegurar el desarrollo económico nacional y local.

Reconocemos que la libertad no puede ser ejercida como valor supremo cuando se carecen de condiciones mínimas de vida, ya que en dicho contexto las necesidades de subsistencia reducen de manera aguda la autonomía de los individuos. La libertad como elección pierde su sentido cuando la pobreza y la marginación eliminan las opciones. Por esto estamos comprometidos con un proyecto liberal que reconoce como prioritaria la tarea de igualar niveles básicos para el ejercicio digno de la libertad.

Más aun, es rol fundamental de la política el construir instituciones justas que nos lleven a lograr la igualdad de oportunidades y derechos para personas de diferente origen socioeconómico, cultural y étnico, o que tengan diferentes creencias o tendencias sexuales. Para ello, el rol redistributivo y equiparador del Estado es una herramienta esencial.

El liberalismo a la chilena, debe aspirar a un modelo de liberalismo republicano que incentive (no obligue) a las personas a participar de la construcción de lo colectivo, tanto en el proceso democrático como en sus expresiones ciudadanas. Para ello, se requiere construir un espacio público amplio y robusto, basado en la idea de la igualdad democrática de sus ciudadanos y en una valoración permanente del activo de la diversidad.
A la vez, consideramos que más importante aún que lograr una mecanización entre lo Estado y lo privado es crear y revivir la sociedad civil. Esa sociedad que tiene una especial responsabilidad en la tarea de proteger los recursos naturales, las ciudades frente al desarrollo indiscriminado, ya sea dictado por intereses públicos o privados.

En esta dirección, opinamos que una parte considerable del aumento de la riqueza debería destinarse a la promoción de la igualdad de oportunidades tanto para los individuos como para las naciones de todo el mundo. Es de esta manera que se promueve realmente la libertad, abriendo puertas para que las personas, los estados puedan decidir por sí mismo, para ellos mismos. Estamos conscientes que para los individuos, esto significa seguridad frente a los riesgos de enfermedad, desempleo, invalidez y ancianidad, así como la provisión de una vivienda digna.

Sin embargo, creemos que el principal motor y herramienta que permite al ser humano, como individuo en una sociedad, avanzar hacia su propio desarrollo, es la educación, tanto física e intelectual, humanista y técnica de todos los ciudadanos, sea cual fuere su origen y su capacidad financiera. Por ello, nos pronunciamos a favor del pluralismo y de la libre elección de los sistemas de enseñanza, siempre bajo el supuesto de que garanticen los adecuados niveles educativos y la capacidad de formar ciudadanos libres y responsables.

La naturaleza liberal, llama a acoger la sociedad desde el individuo, que de manera voluntaria forjo comunidad. Esta acción conllevo una responsabilidad con el otro que se refleja en la necesidad de combatir el sentimiento de insatisfacción y de alienación de los trabajadores y ciudadanos, mediante el recurso de reconocerles el derecho, a participar y utilizar las herramientas necesarias que traigan de manera responsable la simetría justa de poder entre los diferentes grupos de la sociedad.

Existe una conciencia Liberal, que nos exige como imperativo inexcusable la satisfacción de las crecientes necesidades humanas cuya existencia limitan el espíritu proactivo del ser humano. Exige ideas liberales e iniciativas liberales. Y exige, en fin, la presencia de individuos y grupos liberales que pueden influir eficazmente en la política una mancomunión de voluntades. Exige un solo valle, donde soplen todos los vientos liberales
Se ha producido un error en este gadget.