martes, 7 de diciembre de 2010

La (¿)Republica (?) Chilena 1

El discurso político está centrado en buscar el mejoramiento de la democracia chilena. La búsqueda por una mejor participación ciudadana y una real fuerza de la sociedad civil al momento de realizar políticas públicas.

Sin embargo y sin desmerecer la búsqueda por mejor democracia, en la discusión política no hemos preocupado de velar por la calidad republicana de nuestro gobierno, de nuestro estado.
La república consiste en su versión más clásica en la separación de los poderes del Estado, donde exista un accontability horizontal entre las instituciones. Sin embargo también debemos entender una república robusta, como aquella donde también existe una separación entre el Estado/gobierno y los poderes facticos o Sociales, es decir un estado separado del poder de la iglesia, del poder económico o del poder sindical.

Tras estas dos dimensiones de un sistema republicano, podemos preguntarnos, si Chile pasaría el test de la Blancura republicana

Respecto a la primera dimensión, respecto a la separación de los poderes tradicionales, dentro del Estado, uno pensaría que Chile se encuentra en un nivel más que aceptable, dado la clara división de poderes y que cada uno respeta al otro, dado que no se muestra luchas por supremacía, como en el caso de Honduras.

Bueno. la verdad es que Chile, está lejos de un nivel más que aceptable. Esto, por las capacidades extraordinarias que presenta el poder ejecutivo. Por un lado y si comparamos las relaciones entre el ejecutivo y el legislativo, encontramos que el gobierno es c-legislador y que el congreso es meramente un buzón de la Moneda. Las atribuciones del palacio de gobierno es tal que Chile es considerado unos de los país latinoamericano más presidencialista, donde este tiene la capacidad de hacer que es lo que se legisla y que no.
Frente al poder judicial encontramos que es el presidente quien puede revocar condenas con los indultos, sin la necesidad de estar de acuerdo con alguno de los otros poderes, lo que significa en la práctica que el ultimo en decidir quién es culpable o no, es el poder ejecutivo

Con esto podemos ya dudar de la calidad republicana de Chile y nos hace pensar en diferentes reformas posibles para lograr una mejor calidad republicana.

Respecto a los poderes factico es espacio para otra columna, pero el hecho de imaginar una virgen en La Junji, nos da una Idea de que tanto estamos separados de esos poderes.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.