lunes, 21 de mayo de 2012

Lo que los liberales nos hubiese gustado escuchar

Es una cuenta pública especial. No era un momento cualquiera. El clima bélico entre Concertación-Alianza hacia pensar que esta cuenta pública debía tener un carácter distinto .A la vez, más allá de la coyuntura actual, esta cuenta debía dar un aire al actual mandatario frente al síndrome del pato cojo.

¿Podemos estar conformes los liberales con esta Cuenta Pública? La respuesta es un rotundo No. Porque más allá de ciertas propuestas puntuales, lo que se vio este 21 de mayo fue, como describió Cristóbal Bellolio, el triunfo del modelo gremialista, una agenda social, valores tradicionales, guiños populistas expresados en bonos y las necesidades reales de las personas.

Como mencione, es ciertos que hay ciertas políticas públicas que los liberales podemos ver con agrado, como la ley antidiscriminación, la nueva concepción de un Estado multicultural, la entrega de ayuda en forma de subvención a las identidades sociales que se organizan sin la necesidad de un estado tomador de decisiones, e incluso el descartar la gratuidad de la Educación Superior.

Sin embargo, el problema de estas propuestas es que están en un marco, que va más allá de la "sociedad de las oportunidades". La sociedad que presento Sebastián Piñera fue "la sociedad de las oportunidades, seguridades y valores". El problema de esto no son los valores o las seguridades en si mismo, sino los valores y seguridades conservadoras que limitan las oportunidades.

¿Podemos tener oportunidades con un concepto único y religioso de familia? ¿Podemos tener oportunidades sin el Estado y gobierno sin legitimidad? ¿Podemos tener oportunidades cuando la mejor herramienta son los bonos? La sociedad de oportunidades liberal es en primer lugar de igualdad de oportunidades y más que valores o seguridades. El llamado liberal es a una sociedad donde cual pueda vivir sus propios valores y sus propias seguridades. A la larga la suma de proyectos del gobierno de Piñera es el de un gobierno que mantiene el status quo en los valores, en lo cultura y en lo económico.

¿Escuchamos propuestas nuevas que dieran mayor espacio para la competencia en diferentes sectores? ¿Vimos propuestas para asegurar, no un estado neutral, sino una sociedad plural? Más allá de que puedan responder un "si" a través de políticas públicas dirigidas, la pregunta es si podemos responder eso en el relato.

El relato es claramente conservador, porque no es un Estado plural en el que vivimos, sino, como dijo el propio Presidente, es un "Estado Papá", que acepta las diferencias de sus hijos, pero claramente incentiva que sus hijos "sean mas científicos que artistas". ¿Son diferentes estas ideas? Si, porque la idea de que el padre incentive a sus hijos ciertas acciones y no incentives todo denota la idea de que hay una verdad ideal y no una sociedad plural. No es que cada cual tenga oportunidades para vivir su propia concepción de buena vida, sino que te incentivamos a vivir nuestra concepción, pero si elijes otras bueno te acepto pero es tu problema.

La sociedad de las oportunidades, seguridades y valores es la sociedad conservadora que te premia si elijes sus valores y seguridades. Esto con lleva a que no exista igualdad de oportunidades, dado que algunas son mas costosas que otras.

¿Que Sociedad de oportunidades es esa? La que los liberales no queremos escuchar

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.