lunes, 14 de enero de 2013

La injusticia Liberal


Para nadie es un mito que los liberales durante la década de los noventa se dedicaron más a influenciar que a dominar. Fue la creencia que desde las asesorías se podía construir una sociedad más liberal, sin la necesidad de constituir un partido político, es decir, sin la necesidad de participar en la lid electoral.
¿Fue suficiente? Creo que no, las por mayor libertad en la sociedad solo se llevará a cabo si es que se realiza una completa revolución, es decir solo podremos llevar una sociedad más libre si se vela por la libertad en la triada de  los Político-Valórico-Económico.
Entonces ¿que esperamos los liberales para salir a la lucha? Dada la diáspora liberal, es necesario que antes nos miremos como un grupo y preguntarnos ¿Por qué los liberales salimos a la calle? ¿Cuál es la injustica que nos llama a la acción publica? Esto con el fin de poder buscar nuestro propio relato para la sociedad.
No es secreto que los liberales estamos por la libertad de matrimonio, que  diferentes personas no puedan vivir sino solamente convivir con su pareja, es para los liberales una injusticia. O negaremos que es  injusto que el Estado tenga legislación diferente solo por la persona a la que amas.
Tampoco es secreto que en tema de adopción creemos que lo que importa es el bienestar del niño. Es claramente injusto para él o para quien busca adoptar un hijo sea necesario ser una pareja heterosexual, y que tanto personas solteras como parejas homosexuales estén condicionadas no por las condiciones que le puedan dar a un niño huérfano, sino por su condición civil es una Injusticia. O negaremos que un niño esta mejor en el SENAME que con una madre soltera que le puede dar salud y educación de calidad.
Para los liberales, también nos duele que el discurso del mercado se confunda con el de las grades empresas, puesto que el libre mercado se basa en los individuos y sus interese y no en los de las grandes grupos económicos. O negaremos que son  injustas las colusiones o que la empresa pueda abusar legalmente del desconocimiento de las personas en el tema de prestamos y créditos.
Nunca nos esconderemos los liberales para anunciar  la decadencia de nuestro sistema escolar, donde a la larga no importa qué tanto se esfuerce el estudiante en sus estudios, sino lo que importa es el capital cultural con el que llega al colegio. O acaso no es injusto que el niño con padres alcohólicos no pueda tener éxito dado que en su casa no tiene condiciones mínimas para estudiar.
Que la persona se esfuerce y no tengan resultados es lo que nos da asco de nuestra sociedad. Que la movilidad social sea un mito es el símbolo de la mayor injusticia posible. Que las personas estén limitadas por razones diferentes a sus propias capacidades es  lo que nos saca al escenario público y es lo que los liberales debemos combatir. Nuevamente es una sola consigna: Libertad para Todos

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.