jueves, 4 de marzo de 2010

Me duele Chile

Con el terremoto que sufrimos, vi imágenes que han roto mi esperanza en la humanidad.
He visto gente robando en supermercados objetos como televisores, que después son encontrados en la calle, como si el que robara, lo hiciera por el puro gusto de robar. He visto gente que incendia estructuras para después robarlas. Incendia pequeños negocios, grandes tiendas e incluso casas damnificadas para así entrar más fácil a hurtar. He visto gente que da falsas alarmas de tsunami, que inicia peleas callejeras para aprovechar de “hacerse amigo de lo ajeno”.

Pero ese no es el Chile que me duelo. No me duele porque también he visto a chilenos que viajan de ciudades a otras, con la idea de ayudar. He visto compatriotas que dan mensajes de paz y de amistad. He vistos jóvenes que ayudan a gente que nunca ha visto y que nunca verá. He vistos ancianos ayudar a dar calma a los mas desesperados. He visto compatriotas que pasan días sin dormir para trasmitirnos al resto como esta Chile. He visto a Chilenos que se pregunta ¿Como puedo ayudar?


El Chile que me duele es el de la señora, el del niño, el del anciano que vio su casa caer. Me duele el Chile del hombre, el de la mujer que vieron en la desesperación a sus hijos, maridos, esposas o abuelos, ser llevados por la corriente, por las tres olas que, no se por quien, no fueron avisadas. Me duele el Chile de la gente que perdió un recuerdo, un regalo, un valor, una amigo, una persona, que nunca recuperará. Me duele la sensación de impotencias, de pena , tristeza, dolor y abandono que siente cada uno de los afectados. Me duele la gente que conozco y las personas que no conozco.

Simplemente Ánimo, Buenos días y Buenas Noches para ustedes. No me despido, simplemente, en momentos tan delicados, creo que es lo mejor que se puede desear.

Mucho se ha discutido, de la identidad chilena, de nuestra idiosincrasia, de como somos los chilenos, de como vivimos. Yo creo que nuestra gran características es nuestro temple, nuestra capacidad de dar vuelta un mal resultado. Nuestra capacidad, no de aprender de nuestros errores, sino de superar con la misma o más fuerza los problema que cada vez que se nos presenta , sin importar si es nuevo o viejo. Esto es más que una resistencia, es la confianza en que, cual fénix, siempre nos levantaremos de nuestras cenizas, es la esperanza no solo en todos, sino que también en cada uno .

Chile Puede, Chile se levanta, Chile se reconstruye, Chile se Anima, Chile le da la mano a Chile, Chile le da Fuerza a Chile.

VAMOS CHILENOS, FUERZA CHILE

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.