jueves, 4 de marzo de 2010

No estábamos listos

A pesar, de ser quizás el país más sísmico de todos, simplemente no estábamos preparados. ¿Para que no estábamos Preparados? Para quedarnos ciego. Para perder toda comunicación posible en nuestro país. Para que literalmente cada ciudad, pueblo, estuviese aislada de otra. No estábamos preparado para que Chile se dividiera en dos o en varias partes, cada uno independiente de otra. No estábamos preparados para este Terremoto.

Me podrán decir que es imposible preparase para aguantar un sismo de 8.8 y es verdad, un sismo de tal magnitud es imposible sentirlo como si fuera una brisa de viento ( De hecho creo que Chile a pesar de todos, en sus estructuras lo resistió bien).

A lo que me refiero es a que no estábamos preparados para los problemas que podría traer una catástrofe como esta. ¿Como es posible que nuestra comunicación dependa de las redes celulares? ¿Como es posible que el ejercito tenga que esperar unos días para poder hacer autosustentable?

Chile es un país que vive pensando en cuando será el próximo terremoto. Siempre se hablaba de que faltaba un terremoto grande desde el 85, desde el anciano que vivió el del 60 hasta los jóvenes que con este vivimos nuestro primer terremoto sabíamos eso. El conocimiento popular y las ciencias duras previnieron de esto y nos pillo como si fuera un hecho fortuito, inesperado.

¿Qué cresta nos paso? A mi entender simplemente, aunque cueste creerlo, no teníamos nada, lo cual parece ilógico, porque es extraño que una coalición que tuvo 20 años de gobierno, no tenga un plan de emergencia ¿Cómo puede ser que quedemos desconectado? ¿Cómo puede ser que desde antes no tengamos un plan para afrontar la reconstrucción de países en caso de catástrofes?

"Chile país más sísmico del mundo, supone que nuca va a necesitar una reconstrucción", es la imagen que da al no tener dicho preparativo.

Que es un terremoto inmenso, que era imposible evitar la catástrofe, pueden decir. Y es cierto, cualquier gobierno hubiese tenido que reconstruir Chile. El problema es que tengas que improvisar porque nada estaba preparado.

No es la primera vez que la ONEMI falla, o ¿No se acuerda de las “banderas negras” de Chaitén? o en Tocopilla, donde las iglesias y casas aun estanen el suelo.

No es la magnitud de la Catástrofe lo que descordinó a la ONEMI, fue la Catástrofe quien nos evidencio, en su mayor plenitud, lo descoordinada que la ONEMI estaba.

La conclusión es una sola. A pesar de todo, No estábamos Listos

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.