lunes, 14 de enero de 2013

¿Cuando se Jodio Chile?


Es el parafraseo de la típica pregunta que Zabalita se hace conversando en el Catedral. Se pregunta cuando el pujante Perú se convirtió en una dictadura pobre y poco honrada.
¿Cuándo cagó Chile?, lo que seria la criollización de la pregunta creada por Vargas Llosa, puede ser una pregunta interesante si analizamos el momento social actual. Criticas nacionales e internacionales al modelo de educación, crisis regionales pidiendo mayor desconcentración al gobierno central, mega-movimientos ecológicos para detener represas y apariciones de líderes populistas outsider.
¿Cuándo el país que era un ejemplo latinoamericano de políticas públicas se convirtió en ejemplo de marchas sociales? ¿Cuándo una de las democracias más solidas del continente se transformo en el país donde la suma de la aprobación presidencial y de la oposición redondean el 50%?. Como diría un Zavalita chileno, ¿Cuándo se jodió Chile?
La respuesta de ciertos grupos apocalípticos mas cercanos a las ideas de izquierda es que el modelo fracasó, perdió legitimidad y que es hora de dar paso a un nuevo sistema de sociedad. Que el libre mercado perdió su cuarto de hora y que se derrumbó la mascará de Pinochet. Otros grupos, menos apocalípticos,  mencionan que el problema es que se perdió el respeto a la Autoridad y a los valores. Que la familia ha sido truncada por creaciones estatistas y que la sociedad esta corrompida.
No comparto ninguna de las dos visiones. Ni la económica ni la moral. Creo que es cuestionable creer que Chile se jodió. El sistema liberal en el que vivimos, democracia representativa y economía de mercado se basa en las características culturales de las personas, puesto que ambos se basan en la protección del individuo y en la potenciación de este, es normal que cuando las características de las personas empiezan a cambiar, las instituciones formales e informales también cambian y el choque entre ese cambio y los que desean el status quo es lo que se muestra en nuestra sociedad.
Chile como país, se enfrente en un momento de cambio generacional, donde la visión de la pluralidad se enfrenta a los que creen en una sola manera de ver la realidad. No es el fin de los consensos, es el creer que estos se deben hacer con todos los integrantes y no soló con los dos grandes. El problema no es que el mercado fallo, el problema es que no nos permites discutir los cambios, ¿Se jodió Chile?  No, es solo que la sociedad maduró y ya no cree en los tutelajes.  Es el fin del miedo a discutir y como no dan un espacio institucional, este espacio se da en la calle.
Chile no está jodido ni cagado. Es simplemente que estamos cambiando y no están dando los espacios para hacerlo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.