lunes, 14 de enero de 2013

Reformas Políticas: Para No perder Todo de Golpe


Días atrás vimos como los diputados rechazaban la idea de eliminar el número 120 de la Constitución, tras una propuesta transversal de diputados. El rechazo se produjo dentro de la polémica de que diputados de la Concertación  no “alcanzaron a llegar a la votación”, lo que tapo el verdadero fondo del asunto. La dificultad de cambiar el sistema electoral.
Esta dificultad radica en un solo factor, los diputados que velan por cambiarlo son los mismos que se ven afectados por la regla del juego.  Un paralelo seria si le preguntasen a los defensas de futbol si quieren que la regla del “fuera de juego” de elimine.  Nadie trabaja para hacer más difícil sus metas. Solamente los diputados que no quieran seguir siendo diputados van a estar dispuestos a cambiar radicalmente las reglas del juego.
¿Existe entones posibilidades de cambiar el sistema? Si las hay, pero ahora son más limitadas. Si antes la formula de agregar 30 diputados era la que modificaba menos el sistema y por lo tanto era la que tenia más opciones; ahora se deberá ir por un camino largo y complicado que es el de redistritaje. ¿Por qué complicado? Porque este mecanismo es el que más inquieta a los diputados puesto dado que les “cambia de lugar” a votantes.
¿Qué incentivo hay para cambiar el binominal? El gran incentivo es el estado actual de la política chilena. No son pocos los politólogos que han comparado el escenario actual de Chile con la Venezuela pre Chávez, donde existían dos grandes partidos que se turnaban el acceso al poder tanto en el ejecutivo como en el parlamento. Suena familiar ¿no?
El sistema venezolano paso de ser uno de los más institucionalizados a uno de los más débiles del sub continente, con una fuerte presencia de caudillajes locales y nacionales; puesto que vasta ver como el candidato opositor al actual gobierno bolivariano también se basa en su figura para derrocar al comandante.
Las sociedades cambian y con esto, los nuevos grupos  exigimos cambios a nuestro contrato social. Esto porque las necesidades que trataba de cubrir  nuestro sistema sin distintos a las actuales. ¿Cómo podemos mantener todavía un hiper presidencialismo, cuando tenemos una sociedad menos paternalista? ¿Cómo podemos tener una extrema centralización cuando las identidades locales afloran? ¿Cómo podeos tener un municipio abandonado, cuando las personas acuden a estos a solucionar sus problemas? Por esto es necesario cambiar el Binominal , porque es en el congreso donde se modifica nuestro Contrato Social
Si queremos evitar caer en una debacle de nuestro sistema de partidos, los actuales congresistas deberán entender que es mejor institucionalizar el cambio y hacerlo gradual hasta que nuevamente nos llegue, nuevamente, de Golpe.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.