miércoles, 30 de enero de 2013

Respuesta a La doctrina del libre mercado

Señor director:

Lo que en verdad es una vergüenza no es que todavía escuchemos el clamor de economistas keynesianos y socialistas, como dice John Cobin en una carta a La Tercera, lo que es vergonzoso para los que creemos en el libre mercado es que algunos todavía crean en la existencia de una sola doctrina como válida y justa.

¿Hasta cuándo venderán el laissez faire como “la doctrina” válida para superar la pobreza y atraso, usando tonos de superioridad moral? En esta carta deseo manifestar la profunda ignorancia de algunos economistas que no son capaces de ver que la base de las doctrinas de libre mercado es la creencia en que no es posible que personas o estados tengan la superioridad moral para dictar lo que es bueno y justo.

Ejemplo de esto es que entre nosotros, los creyentes del libre mercado, no hay consenso sobre el rol que juega la igualdad de oportunidades. Mientras los sectores más cercanos al laissez faire creen que la igualdad de oportunidades es una planificación estatal que atropella las libertades individuales, existen  sectores liberales demócratas que creemos que un libre mercado sin igualdad de oportunidades termina siendo una libertad como dominación y una oda a los sectores que gozan de privilegios que son fruto de la suerte de haber nacido en cuna de oro.
Se ha producido un error en este gadget.